EDITORIAL GALLBO

Cómo revertir el rechazo por errores en la póliza

imagen de perfil

Marcela Audelo

29/04/2021

Afortunadamente, cada vez más personas se han dado cuenta que contar con un seguro que los proteja ante distintas eventualidades no es solo importante sino necesario; sin embargo, debemos tener claro que, al contratar un seguro, nos estamos comprometiendo a cumplir y respetar ciertas condiciones que se convienen en la póliza.

 

¿Qué es una Póliza?

 

De acuerdo a la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), una póliza “es el documento oficial que le da forma al contrato de seguro en el cual se establecen los derechos y obligaciones del asegurado y la aseguradora. Esta palabra proviene del italiano que quiere decir ‘promesa’ y es el documento que ampara el contrato de seguro. Se entrega a la compra de un seguro”.

 

Por lo tanto, una póliza de seguro es un contrato que obliga al asegurado a pagar una cantidad, ya sea mensual o anual para garantizar la cobertura, y a la aseguradora a asumir el riesgo correspondiente; se elabora a fin de que las personas o empresas puedan contar con las herramientas para afrontar cualquier circunstancia de daño personal o material, y está compuesta por un conjunto de condiciones generales, condiciones particulares y condiciones especiales.

 

 

Errores en la póliza que pueden ocasionar un rechazo

 

Uno de los principales motivos que influyen en el rechazo del siniestro es la falta de conocimiento o incluso de interés al momento de contratar el seguro, pues no leer con detenimiento las condiciones antes mencionadas, puede hacer que el usuario incurra en faltas y se cometan errores que deriven en una negativa por parte de la aseguradora.

 

Algunos de los errores más comunes son los datos equivocados o inexactos, ¿a qué nos referimos? Por ejemplo, se aseguró un auto con un número de serie tal, o de un modelo en específico, pero si después de ocurrido el siniestro y de proporcionar los datos para solicitar la indemnización estos no coinciden, se corre el riesgo de que el resarcimiento sea menos o que se anule la cobertura de la póliza.

 

Otro ejemplo es en el seguro de hogar. Si el domicilio declarado en el contrato no coincide con el domicilio en el que ocurrió el siniestro, también es causal de un posible rechazo por parte de la aseguradora.

 

Nombres mal escritos de los beneficiarios, parentescos que no son legales, coberturas duplicadas y errores en las sumas aseguradas, son algunas razones que otorgan derecho a la aseguradora para emitir un rechazo, o incluso, dar por rescindido el contrato.

 

¿Cómo evitar el rechazo por errores en la póliza?

 

Si el contratante no está de acuerdo con alguna cláusula del contrato, deberá pedir su rectificación dentro de los 30 días siguientes a aquel en que la reciba.

 

Y finalmente, lo más recomendable para evitar rechazos por parte de las aseguradoras es leer con detenimiento las condiciones del seguro. En este punto, la participación del agente es de suma importancia, pues de ello dependerá que el asegurado tome la mejor decisión en cuanto a las coberturas que desea contratar.

 

Te recomendamos asesorarte con agentes cuyo tipo de cédula sea compatible con la póliza que te ofrece, pues de esa forma tienes la certeza que cuenta con los conocimientos y puede resolver tus dudas.

 

Si quieres conocer más sobre este tema, te invitamos a nuestra conferencia en línea, el día 02 de junio, a las 9:00 a. m. (hora centro), que será impartida por el Lic. Manuel Gallardo, socio fundador de Gallbo, firma líder en reclamación de seguros.

 

Regístrate en nuestra app connect.gallbo.app

 

 

 

¡No olvides compartir!

También te pueden interesar...