EDITORIAL GALLBO

¿Los tratamientos para COVID-19 son cubiertos por las aseguradoras?

imagen de perfil

Marcela Audelo

26/01/2021

A mediados de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud habría declarado al Coronavirus como pandemia, era algo completamente desconocido y a la vez aterrador para todos.

 

Aunque en ese entonces el porcentaje de la población mexicana que contaba con un seguro de gastos médicos mayores era muy bajo, las dudas por parte de los asegurados no se hicieron esperar, pues si bien conformaban una minoría que había optado por la prevención, desconocían si su seguro los respaldaba ante los eventos que se derivaban de esta enfermedad que llegaba a revolucionar el mundo.

 

Para tranquilizar a los usuarios, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), señaló que las aseguradoras estaban protegidas ante el coronavirus; asimismo, el titular de dicha dependencia, Recaredo Arias, afirmaba que, al considerarse una enfermedad respiratoria, como cualquier otra, estaba cubierta dentro de las pólizas de salud y de gastos médicos, sin importar que se haya declarado una pandemia.

 

Con el paso de los meses se fue develando más información y las condiciones de esta enfermedad fueron cambiando, los casos de contagio incrementaron, la psicosis se apoderaba de la población, y a pesar de haber modificado sus coberturas y servicios con respecto a la crisis sanitaria para ayudar a sus clientes, la mayoría de las aseguradoras pusieron en marcha las exclusiones en sus pólizas de gastos médicos y de salud.

 

Desde hace algún tiempo se ha sabido de los conflictos que han tenido algunas instituciones hospitalarias con las compañías de seguros, pero actualmente, esa disputa ha ido en aumento debido a los altos costos que derivan de la atención en pacientes contagiados por COVID-19.

 

 

De acuerdo a datos proporcionados por la AMIS, el costo promedio de atención hospitalaria por COVID-19 es de $404,000, una cantidad que sobrepasa la capacidad económica de la mayoría de los mexicanos, lo que se traduce en un problema para los asegurados, pues los hospitales se han visto en la necesidad de solicitar depósitos cada vez más grandes para garantizar la atención.

 

Ahora bien, aun cuando ya se ha liberado al mercado la vacuna que promete la disminución de contagios derivados de la infección provocada por COVID-19, no existe un medicamento aprobado para el tratamiento de dicho padecimiento; no obstante, las instituciones de salud, tanto públicas como privadas, han puesto por encima de todo preservar la vida.

 

A pesar de que los medicamentos utilizados para tratar a los pacientes positivos de COVID-19 están aprobados y regulados por las autoridades correspondientes, esto ha significado un problema para los asegurados, pues las compañías de seguros los han catalogado como tratamientos experimentales, lo que resulta en el pago incompleto de la indemnización, o en el peor de los casos, el rechazo de la indemnización sin explicación alguna; sin embargo, como se mencionó anteriormente, al no existir un medicamento aprobado para el tratamiento contra COVID-19, las aseguradoras tienen la obligación de erogar conforme a lo establecido en las pólizas de gastos médicos mayores y de vida.

 

Una vez más, recalcamos la importancia de conocer las cláusulas, condiciones, términos y exclusiones del contrato del seguro, pues tener en claro esta información facilitará los procesos de reclamación ante la aseguradora.

 

¿Inconforme con el rechazo o monto de indemnización? Acércate a nosotros; en Gallbo Global Insurance Claimers contamos con el servicio Reclamación de Siniestros, con el que te garantizamos certidumbre y seguridad durante la gestión ante la aseguradora, logrando una indemnización total asegurada.

 

 

 

¡No olvides compartir!

También te pueden interesar...