RESPONSABILIDAD SOCIAL

Con la mirada puesta en un futuro autosuficiente: La historia de José

imagen de perfil

Editor Gallbo

19/01/2021

José María Salas Moreno, un hombre de 45 años, originario de la ciudad de Hermosillo, le ha hecho frente a la adversidad.

 

Fue en 2019, un día como cualquiera en el que José se encontraba realizando sus actividades laborales, las cuales le exigían estar en contacto con el cableado eléctrico, cuando una descarga originó el desprendimiento de 14 mil voltios que entraron en su cuerpo; sin duda alguna, un impacto que cambiaría su vida en un abrir y cerrar de ojos.

 

"El mayor obstáculo fue verme así, en el estado en el que me encuentro... Pero me acepté desde un principio"

 

Con un accidente de esta magnitud, cualquier persona se derrumbaría y aunque para José no fue fácil verse sin sus cuatro extremidades, con el amor que le tiene a la vida, logró aceptarse. Asimismo, con la entereza que lo caracteriza tomó la decisión de ver este reto como un aliciente y no como un obstáculo; y se prometió a sí mismo hacer todo lo posible por salir adelante.

 

Apoyándose del pilar más importante, su familia, es como José despierta cada día con el deseo de superar cualquier adversidad. Y es gracias a ellos, principalmente a la participación, motivación y respaldo de sus sobrinas, que José se convierte en uno de los beneficiarios de prótesis de antebrazo del programa de donación 2020 que realiza año con año Fundación Markoptic, el cual se llevó acabo el pasado mes de noviembre en Culiacán, Sinaloa.

 

 

"Si yo puedo, tú también puedes"

 

Escucharlo hablar con determinación sobre cómo ha enfrentado este desafío es, además de admirable, alentador para quienes viven una situación similar a la suya. Con una actitud pacífica pero arrasadora, José quiere ser un ejemplo para niños, jóvenes y adultos que quizás han perdido las ganas de seguir luchando, invitándoles a esforzarse y demostrándoles que con voluntad y perseverancia todo se puede lograr.

 

José se describe a sí mismo como un hombre fuerte e inteligente, pues sobrellevar un cambio tan radical, no es fácil y no es para cualquiera. Hoy, se siente agradecido con su familia y con las empresas, organizaciones e instituciones que han hecho posible que tenga su prótesis, pues reconoce la gran labor que realiza Fundación Markoptic al apoyar a familias que viven con algún tipo de discapacidad.

 

Con su frase: “Por algo se empieza”, José visualiza un futuro autosuficiente, pues sabe con certeza que esto es solo el principio.

 

Si deseas más información, contáctanos al teléfono (800) 509 1985.

 

Únete a la causa realizando tu donativo en www.fundacionmarkoptic.org.mx/donar

 

 

¡No olvides compartir!

También te pueden interesar...