RESPONSABILIDAD SOCIAL

"El dar llena mucho más que el recibir". Conoce la historia de Ángeles Lomelí

imagen de perfil

Marcela Audelo

26/05/2021

María de los Ángeles Lomelí Hernández es una joven promesa que se está formando en las filas del ejército blanco de nuestro país. Con 32 años, se encuentra finalizando la carrera de medicina, una profesión por demás exigente y demandante, pero para Ángeles no hay imposibles, pues a pesar de que la discapacidad la ha acompañado durante toda su vida, esto no le ha impedido alcanzar sus sueños, y hoy, ejerce su profesión con pasión y orgullo.

 

“No extrañas algo que nunca tuviste”

 

Con un entusiasmo muy particular, Ángeles nos relata un poco sobre su historia, cómo ha sido para ella vivir las diferentes etapas de su vida formando parte de uno de los grupos de personas en situación vulnerable más segregado en la sociedad:

 

“Para mi suerte, nací sin mi antebrazo y para mí es una bendición, porque mis padres me enseñaron a ser muy capaz, a ingeniármelas y a quitar de mi mente el ‘no puedo’. Creo que haber nacido así, me sirvió mucho para creer en mí misma”.

 

Además, nos relata que nacer y crecer en México, un país en el que predomina la discriminación, sobre todo entre los niños y adolescentes, fue difícil, pero no imposible de sobrellevar, pues creció con 6 hermanos que la respaldaban y defendían ante cualquier comentario o acción que pudiera lastimarla.

 

Ángeles hace énfasis en la importancia que tiene la educación que los niños reciben en casa, pues los padres tienen la responsabilidad de enseñar a sus hijos, valores como el respeto y la empatía, pero principalmente a aceptar la diversidad en todas sus facetas.

 

 

“La gente hace cosas, pero depende de ti cómo las tomes”

 

Con el paso del tiempo, la discriminación también se hizo presente en el ámbito laboral, pero gracias a la enseñanza de sus padres, Ángeles no desistió y continuó en su búsqueda hasta llegar a los lugares correctos que le brindaron la oportunidad de demostrar que es tan capaz de realizar diversas actividades como cualquier otra persona con ganas de trabajar.

 

Si bien las barreras sociales y culturales y las diferentes dificultades a las que se enfrenta una persona con discapacidad son innumerables, para Ángeles los obstáculos más difíciles a los que se ha enfrentado han sido los que ella misma se ha puesto, y nos comparte cuál es el que más ha marcado su vida:

 

“El obstáculo más grande al que me he enfrentado fue antes de ingresar a la carrera de medicina. Me entró un miedo enorme, al grado de decir: ‘¿Y si no puedo inyectar? ¿Y si no puedo canalizar?’. Ese era mi más grande temor”.

 

Afortunadamente, Ángeles encontró en su camino a una maestra que le recordó las palabras que su padre le expresaba cada vez que pasaba por su mente rendirse: “Claro que puedes. Siempre has podido”, y fue así como Ángeles tomó con determinación la decisión de portar una bata blanca y de poner en sus manos lo más valioso para cualquier persona: la vida.

 

“Llegar a Fundación Markoptic y ver que hay personas que se preocupan por los demás, ha sido inspirador para mí”

 

Familia, amor, unión, así es como Ángeles describe a Markoptic, un lugar que no solo le ayudó a mejorar su bienestar físico y emocional al otorgarle una prótesis, sino que le regaló la dicha de conocer a personas maravillosas, principalmente al fundador de esta organización, el Lic. Manuel Gallardo, a quien ve como un ejemplo de vida, de resiliencia y de lucha.

 

“Me di cuenta que cuando estás rodeado de personas que se preocupan por los demás y que son empáticos con los otros, te contagias de esa buena vibra, de esa energía y me motiva a tender la mano a quienes lo necesiten y ayudar en lo que se pueda”.

 

Con una enorme sonrisa y para finalizar, Ángeles agradece no solo al equipo que conforma Fundación Markoptic y la maravillosa labor que desempeñan, sino también a todas aquellas personas que han confiado y han aportado su granito de arena para que esta causa continúe ayudando a quienes más lo necesitan.

 

Únete a la causa realizando tu donativo mensual a partir de $50 en www.fundacionmarkoptic.org.mx. Si deseas más información contáctanos al teléfono 800 509 1985, o al correo info@fundacionmarkoptic.org.mx.

 

 

¡No olvides compartir!

También te pueden interesar...